Seguros Quality

NUESTRO BLOG

Los seguros, ¿un gasto o una inversión?

Imagina que eres dueño de una empresa que ya lleva más de 10 años en el mercado, para surgir tuviste que hacer inversiones, no sólo de dinero si no también inversiones tanto emocionales como intangibles. Solo tú sabes cuánto esfuerzo ayudó a sacar adelante ese sueño que siempre tuviste. De repente una noche ocurre un terremoto y se desploma tu empresa. ¿Qué pensarías?, ¿qué sentirías? ¿qué harías?
Suponemos que te sentirás muy triste porque te vendrán a la mente todos esos recuerdos, y además la grande preocupación porque el ingreso familiar colapsó, dado que no tienes ningún tipo de respaldo o ahorro para este tipo de situaciones. Este día será entonces un antes y un después para tu vida y la de tu familia ya que también su tranquilidad y bienestar se vieron afectados por ello, sin contar con la estabilidad económica de todos tus colaboradores que también seguramente sufrirán daños colaterales.

Sabemos que este tipo de casos puede afectar diariamente a muchas personas y no precisamente por un terremoto, hay un sinfín de imprevistos a los que estamos expuestos diariamente: enfermedades, accidentes, otros desastres naturales, daños causados por terceros, entre muchos otros. Todas estas situaciones ponen en riesgo tu vida y tu patrimonio. En este punto es donde los seguros toman protagonismo en nuestras vidas, convirtiéndose en un aliado para reducir el impacto de estos.

Hemos escuchado decir que en Colombia “dejamos todo para lo último” o que somos un país donde “no hay una cultura de prevención”, más bien esperamos a que todo ocurra para actuar, lo que no debería ser así. Cuando nos hablan de seguros o mencionan la palabra póliza reaccionamos con una actitud de desinterés o rechazo inmediato, no pensamos en los posibles riesgos que corremos a diario o de si estaremos vivos mañana, hasta decimos que “somos jóvenes y tenemos buena salud” o “si me muero mi esposa podrá cuidar a mis hijos” o “mis padres podrán encargarse de ellos”, entre otras razones que inmediatamente podríamos pensar al hablarnos sobre el tema. Expertos han dicho que, si se les llamara de otra forma, muchos lo adoptarían con mayor interés.

Todo esto se debe a la falta de educación y desconocimiento sobre los seguros que aún existe, así que nosotros realizamos esta nota para explicarte por qué deberías contar con un seguro que te respalde en situaciones inesperadas.

Cuando contratas un seguro puedes verte beneficiado en el sentido económico ya que al presentarse un siniestro podrás recuperar el valor de los bienes que se vieron perdidos o afectados.

A nivel psicológico tendrás la tranquilidad de que un siniestro no impida que se perturbe tu actividad profesional, el ingreso económico familiar, ni que se afecte el nivel de vida que llevas.
Además a nivel de salud estarás respaldado, dado que en caso de enfermedad o accidente la aseguradora cubrirá gastos para que puedas hacer lo posible por recuperar tu bienestar físico y mental. 

Tener bienes como una casa, apartamento, carro o moto cuesta mucho sacrificio, en este caso una póliza protegerá tu trabajo de años.

Un seguro te da mayor libertad, en muchas ocasiones no viajamos por miedo a descuidar nuestros bienes de algunos riesgos cotidianos, si contamos con una póliza esta nos libera de preocupaciones.

Por último, son una garantía financiera, dado que si surge una eventualidad toda tu familia estará cubierta y tendrá estabilidad económica.

Con todos estos beneficios deberíamos entonces contestar la pregunta ¿un seguro es un gasto o una inversión?
Por su puesto que adquirir una póliza no debe ser considerado un simple gasto. Es mucho mejor que comencemos a prevenir y que pensemos que estamos invirtiendo en la tranquilidad y en una vida sin preocupaciones tanto para nosotros como para nuestras familias, como dicen algunos “es mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo”.

Autor

Carolina Toro Ramírez - Community manager/Comunicadora social, periodista.